Alcoa desoye el intento de Quantum y «sigue centrada» en la oferta de Parter

Los trabajadores de Alcoa llegan a Villalpando. / E. P.

Trabajadores asturianos viajan a Alemania para conocer el proyecto del fondo germano, propietario de la gijonesa Vauste

NOELIA A. ERAUSQUINGijón

El nuevo intento de Quantum por hacerse con la planta de Alcoa de Avilés no está surgiendo efecto en la multinacional aluminera. A pesar del cortejo del fondo propietario de Vauste al comité de empresa, al que ha invitado a conocer sus fábricas relacionadas con el aluminio en Alemania e Italia, fuentes de Alcoa han confirmado hoy mismo que la compañía «sigue centrada en la oferta de Parter», que consideran que cuenta con «mayores garantías». Además, destacan que ofrece soluciones para las dos factorías, la asturiana y la avilesina, un aspecto que ha pesado mucho en su decisión, al igual que su intención de diversificar la producción y arrancar las cubas de electrólisis, aunque esto quedaría supeditado a una rebaja importante en la tarifa eléctrica, algo de lo que desconfían los trabajadores.

Quantum ha intentado subsanar las carencias que ofrecía su oferta, rechazada en un principio por falta de garantías financieras, e incluso no descarta hacer un intento por quedarse con la de La Coruña, pero la oferta vinculante que presentó solo incuye la asturiana y destacan en Alcoa que el tiempo corre y que el plazo termina en menos de dos semanas.

De momento, la venta a Parter no está cerrada y todo podría pasar, incluso que fracase también esta operación, lo que abocaría al despido de más del 40% de los trabajadores y supondría el cierre definitivo de las series de electrólisis en las que fabrica el aluminio primario. Fuentes cercanas a la operación aseguran que restan «flecos», pero sí se considera un problema que podría frustrar la venta el rechazo de los trabajadores, cuya aprobación reclama la aluminera.

El ser o no ser tras nueve meses de incertidumbre finalizarán, como muy tarde, el próximo 30 de junio, cuando expire el plazo dado por Alcoa para encontrar un comprador. Si no, iniciará los despidos. Sin embargo, cualquier opción pasa por ser apuntalada antes del viernes. A pesar del tiempo pasado y de que la multinacional americana anunció que solo seguirá la negociación con el fondo suizo Parter, el alemán Quantum, propietario de la antigua factoría de Tenneco en Gijón, no tira la toalla.

Cuatro de los integrantes del comité se han trasladado hoy a Alemania para visitar sus fábricas alemanas. Psarán por Fráncfort y Hannover, para conocer el miércoles a su planta de Venecia. Los representantes de los trabajadores no han dudado en aceptar la propuesta. «Nos dicen que podemos revisar todo su proyecto financiero con auditoria independiente... y nosotros no podemos dejar de valorar todas las opciones», señaló ayer el presidente del comité, José Manuel Gómez de la Uz.

Los trabajadores asturianos nunca escondieron su preferencia por esta opción sobre la de Parter, cuyo plan industrial no les ha presentado de forma detallada. Pero, incluso con poca información, lo ven lleno de agujeros y lo consideran poco viable, sobre todo porque fía el arranque de las cubas de electrólisis a que se rebaje de una forma muy importante la tarifa eléctrica y no hay ninguna confianza en que algo así suceda.

Frente a esto, Quantum ofrece transformar la factoría de San Balandrán en la planta de reciclado de aluminio mayor de Europa. «Es un proyecto que hay que valorar, que tiene buena pinta y entendemos que las administraciones central y autonómica no pueden dejarlo pasar», insistió De la Uz, que reclamó que se retome otra vez esta posibilidad.

Los próximos días serán decisivos. Hoy están previstos contactos claves para cerrar la venta, mientras que Industria ha convocado mañana a los gobiernos del Principado y de Galicia para una reunión a la que asistirán, además de miembros del Gobierno, responsables del fondo de inversión suizo, que explicarán su proyecto. Según señalaron fuentes de Alcoa, el viernes los ejecutivos autonómicos ya habrían dado su visto bueno a la operación.

Por otro lado, está previsto que esta semana se convoque la comisión de seguimiento del ERE, en la que la aluminera espera obtener el sí de los trabajadores. En principio, la compañía apunta a que la reunión será el miércoles, aunque es el Ministerio de Industria el que convoca este encuentro y aún no tiene una fecha cerrada.

Noticias relacionadas

Temas

Alcoa