Podemos enfría la investidura de Barbón a la espera de «más concreción» en sus propuestas

A la izquierda, Daniel Ripa, Lorena Gil y Rafael Palacios. A la derecha, Llamedo y Carcedo. / P. LORENZANA
A la izquierda, Daniel Ripa, Lorena Gil y Rafael Palacios. A la derecha, Llamedo y Carcedo. / P. LORENZANA

La formación morada y el PSOE no avanzan en las negociaciones y se emplazan hoy a una nueva reunión para fijar líneas de actuación conjuntas

ÓSCAR PANDIELLOOVIEDO.

La investidura por la vía rápida, de momento, tendrá que esperar. La ronda de reuniones fijadas ayer por el PSOE para lograr los apoyos de Podemos e IU que permitirían a Adrián Barbón ser nombrado presidente del Principado este viernes en la Junta General por mayoría absoluta apenas despejaron el panorama. TantoIzquierda Unida como Podemos se citaron ayer con la secretaria de Organización de la FSA, Gimena Llamedo y con la portavoz socialista en el Parlamento, Dolores Carcedo. La formación morada, cuya posición resultará clave a la hora de asegurar una investidura por la vía rápida -con el voto a favor de sus cuatro diputados Barbón ya sería presidente este viernes-, salió del encuentro «tal y como estábamos hace unos días», según reconoció la portavoz del partido en la Junta, Lorena Gil.

Bajo su punto de vista, este acercamiento ya se produce tarde, 43 días después de las elecciones autonómicas. El problema, además, viene dado por la «falta de concreción» de las propuestas socialistas, que apenas entran en números concretos y plazos de ejecución, según lamentó tras el encuentro. «Echamos en falta esa concreción, tampoco la hemos encontrado el día de hoy. Nosotros hemos planteado algunas de nuestras medidas prioritarias para impulsar estos cuatro años en distintos ámbitos. Nos encontramos como hace unos días: con el documento, pero sin algo concreto», sostuvo.

La gratuidad de todas las etapas educativas, la contratación de 1.000 puestos de trabajo en el ámbito sanitario o la supresión de 500 altos cargos del Principado fueron algunas de sus prioridades durante la reunión. El secretario general del partido morado en Asturias, Daniel Ripa -quien también acudió a la reunión junto al diputado Rafael Palacios-, fue muy crítico con las intenciones de los socialistas al recordar que «el tiempo sigue corriendo» y aún no hay ningún acuerdo para acudir a la investidura «con garantías».

Desde el PSOE, sin embargo, se quiere transmitir cierto optimismo respectoa la posibilidad de lograr un acuerdo antes del viernes. La número dos de los socialistas asturianos valoró positivamente las reuniones con Podemos e IU, que discurrieron con «buen talante y la sintonía». Sí reconoció haber avanzado más con IU, puesto que la FSA ya contaba con las propuestas de la coalición desde hace varios días. «Podemos nos trasladó esta tarde por primera vez las cuestiones sobre las que quieren poner el acento. No teníamos un documento previo sobre el que tener alguna posición», argumentó.

Gimena Llamedo, no obstante, insistió en que «todavía queda tiempo hasta el viernes» para alcanzar un pacto que permita a Adrián Barbón salir del Parlamento asturiano como presidente del Principado ese día y, así, no tener que acudir a la sesión del lunes, cuando en esa segunda ronda le basta mayoría simple para ser investido.

Más información

Como hizo Podemos con los socialistas, la secretaria de Organización de la FSA también pidió a la formación morada que concrete sus propuestas. «Nosotros lo hemos hecho. Un ejemplo es que planteamos duplicar las plazas de 0 a 3 años y extender este año la red de este ciclo por el territorio», recalcó Llamedo.

Buena sintonía con IU

Si con Podemos sigue el distanciamiento, con IU hay buena sintonía. Según la portavoz de la coalición, Ángela Vallina, tras el encuentro de ayer con el PSOE «encontramos bastantes coincidencias», como la salvaguarda de los servicios públicos o el desarrollo de la red de escuelas infantiles.

«Empezamos en buena sintonía y seguimos en buena sintonía», reconoció, tras subrayar que IU tiene «espíritu» de colaboración y el objetivo de «hacer política». Y reprochó a Podemos, precisamente, su falta de recursos para llegar a acuerdos y para «hacer política».