El Oviedo crece desde la confianza

Los futbolistas del Real Oviedo celebran como una piña el segundo gol, obra de Toché. / F. MANGAS
Los futbolistas del Real Oviedo celebran como una piña el segundo gol, obra de Toché. / F. MANGAS

Los de Anquela son, con el Osasuna, el mejor equipo de lo que va de 2019, en el que han sumado 15 de los 18 puntos en juego | Los azules han dado un giro radical a su situación en las cinco últimas jornadas, dejando atrás las dudas

RAMÓN JULIO GARCÍA

El Real Oviedo se fue al parón navideño sumido en un mar de dudas, con Anquela cuestionado, y volvió del mismo como uno de los equipos más fiables de la categoría. Los azules han sumado 15 de los últimos 18 puntos en juego, unos números que solo alcanza Osasuna, lo que les convierte a ambos en los mejores equipos de 2019.

La clave del cambio está en que el equipo ha recuperado la confianza y poco a poco está asumiendo las premisas que el técnico ha marcado desde su llegada a Oviedo. Los azules han logrado en este tramo de la competición cumplir con esa frase de Anquela de «luchar hasta el último minuto del último partido». Prueba de ello es que en Soria y el pasado sábado en Elche, el equipo marcó el gol del triunfo cuando el encuentro agonizaba. Además, en ambas ocasiones los goles llegaron tras lanzar un saque de esquina, lo que es señal de que estaba en campo contrario buscando la portería contraria.

Más Real Oviedo

El técnico ha repetido, sobre todo en las últimas ruedas de prensa posteriores a los encuentros, que a los jugadores no se les puede pedir más en cuanto a esfuerzo y sacrificio. Esto ha convertido al conjunto ovetense en un rival incómodo para los rivales, con una presión que Joselu inicia en la delantera y se mantiene a lo largo de todo el campo.

Otra de las claves de la mejoría azul es que el equipo concede ahora pocas ocasiones al rival. En los cinco últimos encuentros ha recibido seis goles y la mejoría en las acciones a balón parado está especialmente acertado en el área propia. El sistema de tres centrales y la recuperación de un jugador como Carlos Martínez también ha ayudado en esta faceta del juego.

Además, también ha encontrado el camino del gol, con diez goles marcados en este último tramo de cinco encuentros, una marca que solo iguala el Numancia.

En muchas de sus comparecencias ante los medios, el técnico reconoció que al equipo le había faltado algo de fútbol. Este aspecto ha mejorado algo, en especial en el segundo tiempo ante el Cádiz y también el sábado tras el descanso ante el Elche. Esa mayor posesión y control del partido a través del balón se ha visto mejorado en esos encuentros por la entrada de Javi Muñoz, que aportó al equipo más continuidad en el juego del centro del campo. No obstante, las últimas actuaciones de Tejera en la medular le han convertido en pieza clave del equipo.

Uno de los aspectos que invitan al optimismo del oviedismo es que ese buen momento del equipo no se ha visto mermado por las ausencias de jugadores importantes. Saúl Berjón regresó el pasado sábado al equipo después de casi tres meses de baja por lesión. Su responsabilidad en el juego de ataque del equipo fue asumida por Bárcenas, que el sábado estuvo ausente por sanción. En la próxima jornada, pendientes del estado de Javi Hernández, el único futbolista que podría quedar en la enfermería es Forlín.

 

Fotos

Vídeos