Real Oviedo 3-3 Córdoba

«Me he sentido impotente», afirma Anquela

El entrenador del Real Oviedo, Juan Antonio Anquela

El entrenador del Real Oviedo hace balance del empate frente al Córdoba (3-3)

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

Abatido y triste. Así compareció Juan Antonio Anquela ante los medios después del empate que deja al Real Oviedo igualado con el Sporting en la clasificación. La situación en la tabla es lo menos. Lo peor fue la forma de perder dos puntos ante un rival que está virtualmente descendido. Un resultado que el técnico considera «justo».

«Hemos regalado muchas cosas y cuando en el fútbol se regala...», afirmó el preparador jienense, triste por el hecho de que el equipo no haya sido fuerte en defensa, «una parcela donde hemos sido siempre fiables». Lo más triste, en opinión de Anquela, es desaprovechar tres goles cuando el Oviedo es un equipo al que le cuesta mucho ver la portería rival.

«Si vas ganando 2-0 es cierto que un resultado muy bonito, pero el rival está ahí y nosostros hemos sido un flan defensivamente, hemos cometido muchísimos errores», apostilló el preparador azul, preocupado por la mala gestión que hizo su equipo de la ventaja. «Hay que tener más el balón, usar la cabeza y seguir apretando, pero el equipo ha dado muchísimas facilidades», añadió.

Por tierra tiró el cuadro oviedista un prometedor arranque. «Nos hemos difuminado», resume Anquela, «hemos dejado que el Córdoba se metiera en el partido. Todo lo que nos ha pasado, nos lo hemos merecido».

El empate, a su juicio, «se veía venir». El Oviedo no jugaba la pelota «cuando más fácil lo teníamos». No sería por las advertencias del preparador. «En el descanso –detalló– les he dicho que iba a ser difícil, que teníamos que subir la intensidad». Los hechos se precipitaron y el Córdoba empató hasta en dos ocasiones.

Más información

«Hemos estado cerca de ganar y no hemos sabido, no hemos sido capaces de aguantar un resultado favorable», lamentaba el preparador, que reconoció que el resultado hacía «mucho daño» por las circunstancias que había y las expectativas de engancharse a los puestos de 'play off'. «Teníamos mucha ilusión puesta en este partido y ganas de hacer las cosas bien», subrayó.

Por enésima vez en la presente campaña, el conjunto azul ha visto escaparse dos puntos en el tramo final del partido. Anquela tiene claro que hay cosas que deben cambiar. «Tenemos que estar más concienciados. Si no vemos lo que puede pasar... Somos muy crueles con nosotros mismos», puntualizó.

Después de tres empates seguidos, Anquela cree que es posible dar la vuelta a la situación y hacerlo con una victoria dentro de una semana.

«Hay que seguir intentando estar ahí y tenemos que hacer las cosas un poco mejor», destacó el preparador, que confesaba haberse sentido «un poco impotente» en algunos tramos del encuentro respecto al partido que estaban haciendo sus pupilos. Sobre la pitada con la que la afición despidió al equipo. El entrenador no tiene dudas de que la grada «ha pitado con toda la razón del mundo».