Ocho técnicos de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa se suman al rescate del pequeño atrapado en un pozo

Zona en la que se están llevando a cabo las labores de búsqueda del pequeño Julen. Abajo, el agujero por el que cayó el pequeño. /EFE
Zona en la que se están llevando a cabo las labores de búsqueda del pequeño Julen. Abajo, el agujero por el que cayó el pequeño. / EFE

La empresa que localizó a los 33 mineros de Chile se incorpora al equipo de rescate de Julen

PABLO SUÁREZ GijónJUAN CANO, EUGENIO CABEZAS Y ÁLVARO FRÍAS Málaga

El grupo de rescate de Hunosa se ha sumado al dispositivo de rescate de Julen, el pequeño de dos años y medio que, según su familia, se precipitó el pasado domingo por un pozo de 107 metros de profundidad y tan solo 25 centímetros de diámetro en la Sierra de Totalán (Málaga). Según ha informado la Guardia Civil, actuarán en el tramo final del túnel aunque no se sabe si intervendrán a última hora de hoy o mañana, ya que dependerá del avance de los trabajos.

Fue la propia ministra de Defensa, Margarita Robles, quien esta mañana telefoneó de urgencia al presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal, para solicitarle la participación de la Brigada de Salvamento Minero en el complejo rescate. Los ocho técnicos que integran este operativo partieron de Asturias poco antes de 13.30 rumbo a Málaga.

El máximo responsable de la hullera, al tanto de un caso que ha trascendido el ámbito nacional, se puso inmediatamente al disposición del ministerio, de cara a facilitar cualquier aspecto humano o material que pudiese precisar el equipo de rescate. De esta manera, ocho técnicos de la mencionada Brigada se desplazaron al momento a la provincia andaluza para colaborar en el operativo de rescate. El propio ministerio, con el fin de acelerar el traslado de material y equipo, fletó un avión militar con carácter urgente.

El equipo trasladado a Málaga tiene una amplia experiencia en lo que a rescates subterráneos se refiere, por lo que su colaboración se presume clave a la hora de conseguir sacar al pequeño del lugar en el que se encuentra, que podría superar los 75 metros de profundidad.

Además, la empresa que localizó a los 33 mineros de Chile en el mes de agosto de 2010 se incorpora al equipo de rescate de Julen. Se llama Stockholm Precision Tools AB y es una empresa sueca de geolocalización, responsable de situar el punto exacto en el que se encontraban los mineros que estaban atrapados a más de 700 metros bajo tierra tras el derrumbe de la mina San José, lo que fue clave para su evacuación.

Construcción de un túnel lateral

Desde el amanecer se trabaja en la construcción de un tunel lateral con el que se trata de llegar al punto en el que está Julen. La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, confirmó durante la mañana el operativo: La idea es abrir un orificio lateral y horizontal, aprovechando la pendiente de la montaña. Así se quiere excavar un túnel de entre 50 y 80 metros de longitud para alcanzar los 80 metros de profundidad del pozo, que es donde los efectivos de emergencias consideran que se encuentra el menor. Tras ello, se quiere introducir una cámara y observar lo que hay en el interior del pozo. En el caso de que haya una confirmación de que el pequeño Julen se encuentra en el punto en el que consideran los especialistas, la intención de los efectivos es hacer mayor ese túnel y proceder al rescate del niño.

Las tareas están siendo muy complejas desde el punto de vista técnico, tanto por las dimensiones del pozo, de apenas 25 centímetros de diámetro, como por la propia orografía del terreno, ya que «es difícil el acceso al lugar de la maquinaria pesada que hace falta para trabajar». De momento continúan las tareas de extracción de material que colapsa la cavidad «donde suponemos que puede estar el pequeño», aunque en la madrugada de este martes se produjo una avería en el tubo de extracción. No obstante, y mientras se excava otro posible acceso, «la prioridad en este momento es actuar en el pozo para extraer material y localizar al menor», ha dicho Gámez.

La subdelegada ha explicado que esta es la alternativa que se ha preferido, ya que es el sistema más seguro para que no se colapse el orificio por el que presumiblemente se precipitó el pequeño. La subdelegada ha insistido en que es el método más fiable y con el que se podría llegar a Julen en menos tiempo.

El diámetro del agujero, de apenas 25 centímetros, impide que un adulto llegue hasta él, por lo que se ha utilizado un robot

El resto de alternativas que dijo ayer un portavoz de la Guardia Civil que se iban a aplicar se han paralizado. Se trata de la idea de excavar una apertura a cielo abierto y realizar un pozo paralelo para llegar hasta el punto en el que se considera que se encuentra Julen, y salvar así el tapón de tierra con el que se han encontrado los efectivos de rescate a unos 73 metros de profundidad y que impide que se pueda observar el resto hueco.

Los que sí se comenzó a hacer fue emplear un camión bomba para, mediante la propulsión de aire, extraer el material que bloquea el pozo. Sin embargo, estas tareas son muy lentas y, desde que se comenzó a emplear esta alternativa, los especialistas solo han avanzado unos 60 centímetros.

Además, el tubo con el que se realizan esas tareas se rompió durante la tarde noche de ayer. «Tras avanzar esos 60 centímetros hemos vuelto a dar con una zona dura que nos impide extraer material», ha señalado Gámez, quien ha manifestado que los especialistas se afanan en tomar contacto con el menor. Sin embargo, esta forma de proceder no se ha dado por finalizada. La subdelagada del Gobierno en Málaga ha afirmado que los operarios de la empresa se encuentran reparando el tubo que se rompió ayer, tras los que, una vez listo, se continuará intentando extraer material por la parte superior del pozo.

Ayer se recurrió a una empresa gaditana especializada, que trasladó maquinaria pesada al lugar -una excavadora tuvo que rebajar el terreno para que el camión que la transportaba accediera a la parcela- con el fin de succionar ese tapón de tierra, como si fuera una aspiradora gigante. Para evitar que la potencia de extracción del equipo pudiera poner en peligro al niño, que estaría debajo de ese fondo de arena, se instaló una reductora.

Dimensiones del agujero por el que el pequeño se precipitó.
Dimensiones del agujero por el que el pequeño se precipitó.

Mientras los técnicos trabajaban ayer en sacar tierra del pozo, las autoridades estudiaban un plan alternativo para, una vez localizado el niño, y sabiendo a qué profundidad exacta se encuentra, acceder hasta él para rescatarlo. Y ahí es donde entraba en juego el comité de expertos, cuyo objetivo es analizar las distintas opciones y buscar la mejor solución técnica.

El portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, Bernardo Moltó, resumió las dos principales opciones que están sobre la mesa. Una de ellas consiste en hacer una excavación a cielo abierto desde la ladera de la montaña, una especie de túnel mediante el que llegar al pozo con seguridad. Pero es esta segunda alternativa la que, inicialmente, cuenta con un mayor consenso: excavar un pozo paralelo a cuatro o cinco metros de distancia del primero y de mayores dimensiones (lo suficiente para que quepa el cuerpo de un adulto con el crío). Fuentes del operativo aclararon que la idea sería que este segundo pozo llegara a una mayor profundidad que el tubo en el que se encuentra Julen para conectarlo con éste, haciendo forma de U. Para llevar a cabo cualquiera de estas infraestructuras, que están siendo estudiadas por los ingenieros reunidos por la Guardia Civil, es necesario «entubar» la perforación por la que cayó el pequeño con el fin de «protegerla» y evitar nuevos desprendimientos de tierra.

Apoyo de psicólogos

El padre del pequeño, José Rocío, es un feriante ahora desempleado, y la madre, Victoria María García, a la que llaman Vicky, trabajadora de una cadena de hamburgueserías. Ambos permanecen junto al pozo a la espera de cualquier noticia apoyados por psicólogos. Hasta la zona se han desplazado otros familiares, amigos y vecinos para prestar su apoyo. Las visitas al operativo de rescate fueron constantes ayer desde primera hora de la mañana hasta que se hizo de noche en la Sierra de Totalán. Voluntarios de varias asociaciones ofrecieron termos de café y alimentos a los efectivos de salvamento y a los familiares que esperaban a tener noticias. La lucha contrarreloj para sacar a Julen prosigue sin descanso.

Más información

Síguenos en:

Temas

Hunosa