La defensa del dueño de la finca dice que Julen pudo morir durante las labores de rescate y no por la caída

La defensa del dueño de la finca dice que Julen pudo morir durante las labores de rescate y no por la caída

Los abogados han presentado un informe en el juzgado de instrucción que lleva el caso y piden que se cite a declarar a varios bomberos y guardias civiles

JUAN CANO Y ALVARO FÍAS

Nuevo giro en el caso Julen. Los abogados del bufete Lawbird Legal Services, encargado de la defensa del dueño de la finca de Totalán en la que el niño se precipitó por un pozo, han presentado un informe en el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga en el que aseguran que la muerte del menor pudo ser posterior a la caída por la prospección y producirse durante las tareas de rescate.

Así se recoge en el documento. En el mismo, se explica que el hecho de que algunos de los presentes en el momento de los hechos declararan que escucharon al niño llorar tras precipitarse y que el roce del menor contra las paredes del pozo pudieron desacelerar el impacto indican que éste pudo sobrevivir a la caída.

En el documento se asegura que «lo único que físicamente pudo producir las heridas en la cabeza y en el cráneo del menor» fue la piqueta empleada durante las tareas de rescate de Julen. Esta especie de arpón se usó para remover la arena del tapón que había sobre el niño y succionarla.

De esta forma, desde el bufete de abogados se solicita a la jueza que instruya las diligencias oportunas para aclarar estos aspectos. Para ello, entre otras medidas, los letrados solicitan que se cite a declarar a varios bomberos y guardias civiles.

Más información