La Guardia Civil ata todos los cabos para presentar a los tres detenidos ante la jueza por el asesinato del concejal Javier Ardines

El principal sospechoso del crimen de Ardines, Pedro Nieva, tras finalizar el registro, acompañado por miembros de la Guardia Civil/DANIEL MORA
El principal sospechoso del crimen de Ardines, Pedro Nieva, tras finalizar el registro, acompañado por miembros de la Guardia Civil / DANIEL MORA

Los agentes han dado por cerrada la investigación y descartado nuevas detenciones

OLAYA SUÁREZ

El registro en la casa del principal sospechoso, Pedro Nieva, y la inspección de dos vehículos -pertenecientes al señalado como ejecutor del crimen del concejal Javier Ardines y a la persona que le puso en contacto con Nieva- han sido realmente los dos últimos eslabones de la cadena. El principal sospechoso lleva tres meses siendo vigilando durante 24 horas al día. Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y de la Policía Judicial de Gijón tenían el objetivo fijado desde el pasado mes de noviembre estudiando todos sus movimentos.

Pero hoy, tras el arresto producido el martes en Amorebieta, era la imagen más buscada. La del presunto autor intelectual, Pedro Nieva, volviendo a su residencia vacacional en Llanes, Esa misma que está situada a pocos metros de la que fuera la residencia de su amigo, Javier Ardines. Los vecinos de Belmonte de Pría recordaban ayer a EL COMERCIO: «Es tremendo. Muy fuerte. Estaban siempre los dos juntos. Daban paseos, tomaban copas... No se separaban».

Fuentes cercanas a la investigación consideran que Pedro Nieva encargó el crimen movido por los celos ante una posible relación entre su mujer y el concejal y se valió de la ayuda de un conocido, también arrestado en Vizcaya, al igual que uno de los dos argelinos supuestos autores del crimen.

Registros de vivienda y vehículos

Dos horas han necesitado los agentes de la Unión Central Operativa (UCO) para registrar la vivienda vacacional de Pedro Nieva, el presunto autor intelectual del asesinato del concejal de Izquierda Unida en Llanes, Javier Ardines. El detenido ha acudió a la vivienda esposado, portando un plumífero azul que utilizó para tapar su rostro ante la mirada de los medios de comunicación. A las preguntas de los periodistas, ni una mueca. El sospechoso se mostró calmado y tranquilo en todo momento.

Durante el registro, que se inició pasadas las nueve de la mañana, los agentes recorrieron junto al detenido las estancias de la vivienda principal, los accesos a un garaje donde se detuvieron en el falso techo y un porche que está ubicado en el interior de la finca. Una vez concluida esta fase de la operación, se ha visto salir a los agentes acompañados de la autoridad judicial portando varias cajas.

Mientras, dos perros guiados por la Guardia Civil y especializados en detectar restos biológicos, se ha encargado de marcar pruebas que puedan servir para incriminar al detenido. Los canes han participado en otras operaciones policiales, como los casos de Diana Quer y Gabriel Cruz.

Según confirman fuentes del caso a El Comercio, con la operación de esta mañana se ha dado por concluida la investigación y se descarta que se produzcan nuevas detenciones. En esta línea, los detenidos que permanecen en las dependencias de la Guardia Civil en Llanes pasarán a disposición judicial y se les tomará declaración entre la tarde del jueves y el próximo viernes.

Más información