«Fue una ventana abierta al mundo»

REUTERS

Autoridades políticas y religiosas coinciden en realzar el carácter «histórico» de la visita real | El alcalde de Cangas cree que «hay que seguir trabajando hacia la internacionalización» de Covadonga y para situarla «en el siglo XXI»

ÓSCAR PANDIELLOLAURA MAYORDOMO COVADONGA.

Los ecos de la visita real a Covadonga aún resuenan en el Principado. Autoridades políticas y religiosas remarcaban ayer el carácter «histórico» de la jornada, tal y como el propio Felipe VI había manifestado el sábado en la Vega del Enol, y lo hacían pensando tanto en la repercusión mediática que la presencia de los Reyes y sus hijas supone para el Real Sitio como por la renovación de los lazos que históricamente unen a la monarquía española con Covadonga.

«El Día de Asturias sirvió para conmemorar el triple centenario de Covadonga y, de forma muy especial, los 1.300 años de los orígenes del reino de Asturias. Que esa misma jornada haya contado con la presencia de la Familia Real le confirió una relevancia de primer orden. Demostró el rango institucional que merecen los centenarios», valoró ayer el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez. «Podemos estar muy orgullosos de haber vivido una jornada tan plena de significados, que sirvió para recordar nuestra historia y para reafirmarnos en nuestra identidad», apuntó.

Orgulloso, pero también «emocionado y satisfecho» por cómo transcurrieron los actos del triple centenario y la visita de la Familia Real se declaraba ayer el alcalde de Cangas de Onís. El popular José Manuel González se marcaba además el siguiente reto: «Tenemos que seguir apostando por Covadonga, no solo desde el Ayuntamiento, también en el Principado. Seguir trabajando para darnos a conocer aún más en el exterior, avanzar en su internacionalización ahora que estamos poco a poco dando los pasos hacia la desestacionalización, porque a Covadonga y los Lagos ya se va todo el año, no solo en verano», anotó. Para ello, considera imprescindible buscar «entre todos» soluciones a los problemas de aparcamiento y accesos con el objetivo de «poner a Covadonga en el siglo XXI».

Calcula González en 2.000 las personas que respaldaron a los monarcas y sus hijos en el Real Sitio y, a la hora de hacer balance, destaca que «aprobamos con nota y supimos transmitir al mundo ese momento histórico, no solo para Cangas sino para toda la comunidad autónoma». Él, particularmente, se queda con dos momentos. El de haber tenido «el privilegio» de acompañar a la Familia Real en la Santa Cueva y el que compartió con el consejo de pastores en la Vega del Enol, al «poner en valor» ante los monarcas el duro trabajo que realizan los pastores y ganaderos. «Hicieron que me sintiera orgulloso», agradeció al colectivo.

El arzobispo de Oviedo, que ayer ofició de nuevo la misa de doce en la basílica de Santa María la Real, quiso destacar la «profunda emoción» que le produjo ser testigo y «presentar cual anfitrión a la reina de nuestra montaña con una joven Princesa a la que yo vi muy emocionada».

«Unidad y convivencia»

En este sentido, Jesús Sanz Montes reiteró el mensaje que lanzó el pasado sábado en su homilía, en la que defendió la unidad de España y agradeció la figura de Felipe VI en esta tarea. «Ante las dificultades que estamos viviendo solo me queda pedir a la Virgen, aquí donde nace España, que podamos convivir unidos aceptando lo que nos diferencia. Porque somos plurales y no debemos romper lo mucho que nos une», defendió el arzobispo.

El abad de Covadonga, Adolfo Mariño, también se mostró muy satisfecho por la jornada, sobre todo por la «serenidad y normalidad» con la que transcurrió todo. «Esa presencia de los Reyes, de los obispos y del pueblo fue una ventana abierta al mundo. Se retransmitió a todos los lugares, y mucha gente conocida en sitios como Brasil me llamó para decirme que lo estaban viendo. Estoy seguro de que esto abre un nuevo momento en Covadonga», precisó Mariño.

Esta nueva etapa de la que habla el abad, que asegura que no quiere «ni pararse ni estancarse», ya se pretende materializar en proyectos a corto plazo. Así, ya se está trabajando en un proyecto pastoral que «responda a lo que la gente necesita». Esto se traduce, según apunta, en ejercicios espirituales para matrimonios y jóvenes, retiros, más variedad de ejercicios y ponencias de todo tipo. «El santuario no debe ser solo un lugar para la misa y la confesión. Tenemos que buscar las herramientas adecuadas para dinamizar la vida de Covadonga», concluye.

Más información

Sofía, curiosa por la pintura

Uno de los escenarios sobre los que pivotó la visita real del sábado fue el Museo de Covadonga. Su director, Javier Remis, agradeció la presencia real e hizo un pequeño resumen de la visita, «corta pero en la que al menos pusieron cara a los monarcas que comenzaron la Reconquista». Según observó, la infanta Sofía fue junto al Rey la más interesada por las 17 pinturas que conforman la exposición 'La imagen de un reino', realizando preguntas e interesándose por algunas piezas.

De cara a los próximos meses, Remis espera que las visitas al museo aumenten, «como siempre que acogemos un acontecimiento mediático de estas características». « La gente lo retiene en la cabeza y esperamos que durante todo el invierno haya mucha más afluencia, que suele ser la época más floja. Ahí se notará más afluencia, al igual que durante 2019», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos