'Caso Renedo'

Los condenados por el 'caso Renedo' ingresan en prisión

El exconsejero de Educación, José Luis Iglesias Riopedre, llegando a la cárcel de Asturias. / Paloma Ucha

Marta Renedo y María Jesús Otero han sido las primeras en hacerlo en la cárcel de Álava. Alfonso Sánchez, José Luis Iglesias Riopedre y Víctor Muñiz lo han hecho a última hora de la tarde en el centro penitenciario de Asturias

RAMÓN MUÑIZGIJÓN.

Los condenados por el 'caso Renedo' ya han ingresado en prisión para cumplir sus respectivas condenas. Las primeras en hacerlo fueron la funcionaria Marta Renedo y de la ex número dos de José Luis Iglesias Riopedre, María Jesús Otero, quienes acudieron al centro penitenciario de Álava. El tercero en entrar en la cárcel fue el ex dueño de Almacenes Pumarín, Alfonso Carlos Sánchez, que ha ingresado en la prisión asturiana a las 20.09 horas acompañado por su abogado, Javier Díaz Dapena. A la entrada en el centro, Dapena destacaba la incertindumbre con la que cumplía con la Justicia su defendido: «Está con la inquietud lógica de quien nunca antes se vio en una situación como esta pero con la voluntad de cumplir. Seguiremos peleando y recurriendo». Minutos después, lo hacía el exconsejero de Educación José Luis Iglesias Riopedre, quien llegaba a la prisión en coche y acompañado por tres familiares. El último en acceder a la cárcel asturiana ha sido Víctor Muñiz, socio de Igrafo, quien también accedía a las instalaciones en coche y acompañado.

Marta Renedo y María Jesús Otero cumplen condena fuera de Asturias

Marta Renedo ha querido cumplir su condena en la prisión en la localidad de Nanclares de Oca, a donde llegó con asistencia letrada y todos los papeles para efectuar el ingreso. Desde este centro, que dispone de módulo de mujeres separado, han llamado a las 11 horas a la Audiencia Provincial para verificar la situación penal de Renedo. Tal y como establece la norma de ingreso, todos los condenados tienen derecho a elegir centro penitenciario de su conveniencia y para garantizarlo basta con que el penado se presente en la cárcel de su elección. El resto de condenados, al recoger el mandamiento de prisión en la Audiencia Provincial, debían ingresar en la cárcel asturiana y una vez dentro, si lo decidían solicitar su traslado a otro centro. La estrategia seguida por Renedo aceleraba el proceso y no la hace depender del visto bueno que debía hacer al mismo Instituciones Penitenciarias.

Por su parte, y según ha informado Instituciones Penitenciarias, María Jesús Otero también ingresó en la prisión de Álava. Este centro dispone de un módulo de respeto para mujeres, lo que en principio facilita una mejor convivencia. En la cárcel asturiana, fuera de los módulos libres de droga (UTE 1 y UTE 2), solo hay un pabellón para mujeres, lo que provoca que en el mismo espacio se encuentren presas multireincidentes con duras condenas con otras como Renedo y Otero, que carecen de delitos de sangre.

Recogida de los mandamientos de prisión

La Audiencia Provincial de Asturias había citado este lunes a los condenados por el 'caso Renedo' para entregarles los mandamientos de prisión que especifican los delitos cometidos y su sanción, trámite previo a su ingreso en la cárcel. No han dejado avanzar el día y todos se han personado ya en dependencias judiciales.

El más madrugador ha sido Víctor Muñiz, que ha acudido a la Audiencia Provincial a las 9.15 horas para recoger su orden de prisión para cumplir una condena de cinco años y dos meses. Llegó acompañado de su abogado Miguel Valdés-Hevia, ambos con cara de circunstancias, eludieron hacer declaraciones.

La segunda ha sido María Jesús Otero. A las 10.08 horas llegaba, flanqueada de su abogada, Ana Muñiz, quien ha logrado que la sentencia definitiva quede en cinco años y cinco meses, sin multa. Para Otero será su segundo ingreso en prisión, puesto que había estado en 2011 en calidad de preventiva 176 días. Es un tiempo que ahora podrá descontar al cumplimiento de la condena.

El tercero ha sido Alfonso Carlos Sánchez, el que menos condena tiene que cumplir por el proceso principal. Dos años y ocho meses le impuso el Tribunal Supremo al ex dueño de Almacenes Pumarín S. A. (APSA). El gijonés llegó acompañado de su letrado, Javier Díaz Dapena, quien ya ha solicitado indulto. Será su primera vez en prisión. «Estemos o no de acuerdo, tenemos que cumplir con el requerimiento judicial», afirma Díaz Dapena. Su cliente está «como cualquiera en su situación», pero no eludirá el ingreso en prisión, a donde acudirá esta tarde.

El exconsejero de Educación José Luis Iglesias Riopedre, a quien la sentencia le impone cinco años y dos meses de prisión, llegó a la Audiencia a las 11.08 horas. Su nueva abogada, Anabel Prieto Torices, asegura que su cliente, que cumplirá 80 años el mes que viene, «no está bien psicológicamente» y arrastra varias dolencias. Por ello solicita el indulto, aunque hoy «tendrá que ingresar en prisión». Una vez dentro, la abogada planteará la libertad condicional anticipada por motivos de salud.

De hecho, su abogada ha señalado que ha solicitado al tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial que Riopedre sea examinado por un médico forense para certificar las patologías que presenta, entre las que figuran dolencias cardiacas, y ha asegurado que estas complicaciones médicas, junto a su avanzada edad, sustentarán su petición de libertad condicional anticipada.

Por su parte, Marta Renedo, condenada a nueve años de prisión, ha ingresado en una cárcel de Álava, con lo que elude su entrada en el centro penitenciario de Asturias.

Factura sin cerrar

El mandamiento que han recogido este lunes los condenados por la mayor trama de corrupción desvelada en Asturias especifica la primera condena en firme de cárcel. Riopedre, Otero y Renedo podrán descontar de ella los 42, 176 y 224 días que respectivamente pasaron en prisión provisional, pero hay hechos que amenazan con ampliar los cálculos. Sánchez, por ejemplo, tiene una multa judicial de 1,9 millones y la sentencia le especifica que le añade un día de cárcel por cada 10.000 euros de impago. El Código Penal exime de esa amenaza a quienes ya acumulan cinco años de cárcel, lo que salva en esto al resto de multados.

El exconsejero, la ex directora general, y los empresarios están sin embargo en calidad de investigados en un caso abierto hace dos años y medio sobre un supuesto agujero de cuatro millones en Educación; se trata de aclarar si cometieron fraude y malversación, delitos penados con entre dos y seis años de cárcel.

Por su parte, Muñiz tiene recurrida una condena de cinco años de cárcel por delito fiscal, mientras Sánchez afronta otra de siete años y nueve meses por lo mismo. La cuenta de días en prisión se empieza así hoy a pagar pero está todavía sin cerrar.

Más sobre el 'caso Renedo'