El detenido en Erandio (Vizcaya) por el crimen del concejal de IU por Llanes, Javier Ardines, es el sospechoso de contactar con los sicarios

Imágenes del dispositivo de la Guardia Civil en Erandio. /E.C
Imágenes del dispositivo de la Guardia Civil en Erandio. / E.C

Vivía en un piso de alquiler en la bilbaína calle Jado desde hace un año

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA

Los residentes en la calle Jado de Erandio (Bilbao), y en concreto en el número cinco, han vivido una noche de lo más agitada con el operativo puesto en marcha por la Guardia Civil para detener a uno de los presuntos implicados en el asesinato del concejal de IU en Llanes, Javier Ardines. Las alarmas saltaron de madrugada cuando se registraron unos fuertes golpes en el segundo piso.

Era el anticipo de la detención de J. M. B., un hombre de nacionalidad española que vivía de alquiler en la vivienda y que se cree que fue la persona que puso en contacto a los dos argelinos presuntos autores materiales del asesinato con Pedro N. A., supuesto autor intelectual del homicidio y arrestado en Amorebieta. Tal fue el estruendo que una vecina llamó a la Policía Local pensando que le querían entrar a robar. Cuando la patrulla se personó en el lugar se topó con el despliegue de la Benemérita.

Ya por la mañana, la calle, poblada de bares, retornó a la normalidad, si bien lo sucedido corría de boca en boca. El propietario de uno de los establecimientos hosteleros apuntaba que «estábamos dentro y al levantar la persiana nos encontramos la calle llena de uniformados». Unos instantes después «han sacado a una persona con la cabeza cubierta y no sabemos más», ha concluido. Los vecinos, más prudentes, han optado por un discreto silencio: «Preferimos no meternos en líos. Tampoco le conocemos mucho. Llevaba un año viviendo de alquiler», han asegurado a este periódico.

Más información