Sentido homenaje a la «huella imborrable» de Vicente Álvarez Areces

La mujer y el hijo de Areces reciben las condolencias de Victor Manuel. / HUGO ÁLVAREZ

Representantes del mundo de la política, la empresa o la cultura muestran su respeto y cariño hacia el expresidente y sus familiares en la capilla ardiente instalada en la Junta General

ÓSCAR PANDIELLO

El goteo es incesante desde las 14 horas, cuando se abrieron las puertas de la Junta. La muerte de Vicente Álvarez Areces ha movilizado a la sociedad asturiana, que ha dado su último adiós al expresidente a través de muchos de sus representantes. Así, numerosos dirigentes políticos, líderes empresariales, cantantes y amigos han dado su último adiós a una de las figuras más relevantes de la democracia asturiana. Tal y como reconoció el portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, Areces deja una «huella imborrable» que perdurará en los años a través de su trayectoria política.

«Era un político vocacional, con toda una vida dedicada a los demás. Desde su juventud luchó por la democracia hasta ahora, que lo hacía en el Senado. Para que luego digan que esta cámara es un cementerio de elefantes, pero viéndole a él, que era un currante nato, esta afirmación deja de sostenerse», afirmó Gil.

La candidata del PP a la Presidencia del Principado, Teresa Mallada, también se acercó a dar el pésame a la familia. La allerana destacó la cercanía y el talante político de Areces. Pese a defender modelos políticos distintos, Mallada destacó que su calidad como político y gestor queda fuera de toda duda. También han acudido a dar su pésame el expresidente de la patronal asturiana, Severino García Vigón; el portavoz de Ciudadanos en la Junta, Nicanor García, el actual portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, y el presidente del Senado, Pío García Escudero, quien ha lamentó «la gran pérdida». «No abundan hombres como él», ha aseverado el popular, quien se refirió a Álvarez Areces como «una persona entrañable que defendió a todos los españoles desde su posición en el Senado».

Especialmente emotiva fue la visita de Víctor Manuel, quien mostró sus condolencias a la familia con mucho afecto y después, visiblemente emocionado, destacó su estrecha relación con el expresidente. «Nos queríamos mucho», afirmó con la voz rota. A su juicio, pocos cargos políticos quedan con tanta «cabeza y coraje». «No abundan, y eso hay que reivindicarlo», concluyó el artista.

Antonio Masip, primer alcalde socialista de Oviedo tras la llegada de la democracia, también recordó los primeros años de militancia de Areces en la clandestinidad. «Me impactó mucho su personalidad. Yo no era comunista, pero recuerdo como me impactaron sus palabras. Tenía una cabeza metodológicamente muy bien amueblada», reconoció el exalcalde. Todos los presentes dedicaron unas palabras de cariño a los dos hijos de Areces así como a su esposa Soledad.

Capilla ardiente en Gijón

El féretro del expresidente Álvarez Areces fue recibido a las puertas de la Junta General por su presidente, Pedro Sanjurjo. Junto a él se encontraban el jefe del Ejecutivo, Javier Fernández, el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, y los alcaldes de Oviedo, Wenceslao López, y de Avilés, Mariví Monteserín.

La capilla ardiente instalada en el Parlamento asturiano permanecerá abierta al público hasta las 21 horas de este jueves, así como entre las 9 y las 11 horas de mañana, antes de que el féretro sea trasladado al salón de plenos del Ayuntamiento de Gijón. El domingo 20, la Laboral acogerá un acto institucional de despedida. Será a las 12 horas.

Noticias relacionadas