Fallece Tini Areces, un gigante de la política asturiana

Capilla ardiente del expresidente de Asturias Vicente Álvarez Areces en la Junta General del Principado.
Capilla ardiente del expresidente de Asturias Vicente Álvarez Areces en la Junta General del Principado. / Álex Piña

El expresidente del Principado y exalcalde de Gijón fallece de forma repentina en su domicilio a los 75 años | Bajo su mandato se completó la trasferencia de competencias para la comunidad e hizo de las infraestructuras, sanidad y educación sus principales banderas | Fue el referente de los renovadores asturianos en una época en la que el socialismo asturiano se dividía entre renovadores y villistas

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZGijón

El corazón de Tini se apagó esta noche. El corazón de un político infatigable, siempre al servicio de los ciudadanos, de sus ideales progresistas y de su partido, el PSOE. Vicente Álvarez Areces, presidente del Principado entre 1999 y 2011 y alcalde de Gijón durante doce años (1987-1999) y actual senador, falleció esta madrugada como consecuencia de un derrame cerebral en su domicilio a las dos de la mañana mientras permanecía acostado en su cama.

Su fallecimiento ha conmocionado a la región y todo el socialismo español, un partido para el que Tini, de 75 años, era un referente.

Areces era un político todoterreno, incombustible, siempre en primera línea. Lo demostró en su etapa como alcalde de Gijón, la ciudad en la que nació un 4 de agosto de 1943 y que, bajo sus doce años de gestión al frente del Ayuntamiento, modernizó. También en el Principado, cuando en 1999 ganó las elecciones por mayoría absoluta (fue el último presidente del Gobierno de Asturias que consiguió una mayoría absoluta). Con él, la región experimentó una importante transformación, primero de la Administración regional, al completar la asunción de competencias, y luego en infraestructuras. Durante su Presidencia se construyó la autovía minera y el desdoblamiento de la AS-II, la antigua carretera Gijón-Oviedo. La ampliación de El Musel y la regasificadora, son otras de las grandes obras que se llevaron a cabo bajo su mandato.

Areces hizo de la Sanidad una de sus banderas, potenciando la red pública, especialmente en las alas y zonas rurales. Tenía el anhelo de crear en el centro de Asturias un hospital de referencia. Y su sueño se materializó, no sin muchos obstáculos que tuvo que salvar, en el Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA).

Otra de las áreas donde Vicente Álvarez Areces centró buena parte de su gestión fue la Educación. Bajo su etapa en el Principado se pusieron en marcha la red de escuelas de 0 a 3 años, pioneras en su momento en el ámbito nacional y que llevó a José Luis Rodríguez Zapatero a incluirlas en su programa en 2004, las primeras elecciones que ganó quien fuera presidente del Gobierno de España.

En el ámbito cultural, Vicente Álvarez Areces fue quien impulsó la recuperación de la antigua Universidad Laboral y su tranformación en centro cultural y de arte, así como el impulsor en Avilés del Centro de Arte Óscar Niemeyer.

Como político, Tini también fue una referencia para la izquierda. De profundas ideas sociales, nacidas en su época estudiantil en Santiago de Compostela, donde entre 1968 y 1971 cursó los estudios de Matemáticas --recordaba recientemente en una entrevista en el programa Parlamento de TVE su encarcelamiento durante el franquismo en su etapa compostelana--, Vicente Álvarez Areces siempre se caracterizó por su inconformismo. Primero en el PCE, donde militó hasta 1978, cuando abandonó, junto a otros 112 delegados, el partido tras la histórica asamblea de Perlora por haber reivindicado una mayor democratización y modernización del Partido Comunista.

En febrero de 1983 fue nombrado director provincial del Ministerio de Educación y Ciencia en Asturias por Felipe González y dos años después el entonces ministro de Educación, José María Maravall, lo nombró subdirector general. Fue esta 1987, cuando el PSOE de Gijón le convenció para encabezar la lista socialista a las elecciones municipales de aquel año. Lo hizo tras ganar en unas primarias al entonces alcalde, José Manuel Palacio.

En la Alcaldía de la ciudad más poblada de Asturias permaneció Álvarez Areces doce años. Con él Gijón vivió una importante transformación. De hecho, se le recuerda como el alcalde de la modernización de la ciudad.

Durante la etapa como alcalde de Gijón, Tini Areces fue el cabeza visible de un sector que comenzaba a emerger en el socialismo asturiano: los renovadores, que ejercían de contrapeso al poder que el SOMA ejercía en la FSA. Era la época en la que el PSOE se dividía entre guerristas y renovadores, cuya traslación en Asturias era villistas y arecistas.

Con el apoyo, a regañadientes, de José Ángel Fernández Villa, el todopodoreso entonces secretario genera del SOMA-Fitag-UGT, Vicente Álvarez Areces fue designado por la FSA como candidato a las presidenciales asturianas de aquel año. Los socialistas, a los que el escándalo del 'petromocho' le pasó factura en los comicios de 1995, dando el triunfo, por primera y única vez al PP, cuya lista había encabezado Sergio Marqués --fallecido en 2012--, quería recuperar un gobierno tan simbólico como es el asturiano. El PP estaba en descomposición, por la guerra interna entre Marqués y Cascos, y el resultado fue el triunfo socialista por mayoría absoluta. Desde entonces, desde aquellas elecciones de 1999, ningún otro presidente gobernó Asturias con mayoría absoluta.

Su llegada al Gobierno autonómico no estuvo exenta de complicaciones. Solo unos meses después de su investidura, que tuvo lugar el 20 de julio de 1999, Vicente Álvarez Areces vio como su partido le retiraba el apoyo por su nueva ley de cajas, que limitaba el mandato de los cargos. La FSA, que seguía bajo el férreo control de Villa, entendió aquello como una afrenta y el grupo socialista tumbó en el Parlamento regional la ley.

Estuvo a punto de abrir aquel hecho una brecha que hizo temer a los socialistas una ruptura similar a la que un año antes había tenido el PP con Sergio Marqués. Sin embargo, las aguas volvieron a su cauce. Bien es cierto que aquellas discrepancias entre Areces y su partido desembocaron en 2000 en el congreso de la Federación Socialista Asturiana que ganó Javier Fernández, a quien Tini le había designado consejero de Industria, frente al avilesino Álvaro Álvarez, que era el candidato de los arecistas.

El diálogo con otras fuerzas políticas también caracterizó a Vicente Álvarez Areces en su gestión en el Principado. De hecho, en su segunda legislatura (2003-2007), tras perder la mayoría absoluta, gobernó en coalición con Izquierda Unida.

En 2011, la FSA decidió un relevo al frente de la candidatura del Principado, pese a la voluntad de Tini a repetir en las listas. Eligió para sustituirle al entonces secretario general, Javier Fernández, que no ganó en aquella convocatoria electoral que dio el triunfo a Francisco Álvarez Cascos con su recién creado Foro.

El PSOE le incluyó en las listas para el Senado, cargo que desempeñaba desde entonces. De hecho, Vicente Álvarez Areces fue portavoz del grupo socialista en el Senado durante la etapa de la gestora que presidió Javier Fernández tras la convulsa salida de Pedro Sánchez de la secretaría general del PSOE. En este proces, Vicente Álvarez Areces se posicionó del lado de los opositores al 'sanchismo'. Tras el regreso de Pedro Sánchez al liderezago del partido, el Partido Socialista le destituyó como portavoz del Senado, cargo que ocupa ahora Ander Gil.

La poilítica fue una de las grandes pasiones de Vicente Álvarez Areces, incombustible en el ejercicio de sus funciones políticas. El pasado lunes estuvo en Oviedo en la conferencia que Javier Fernández pronunció organizada por el Foro Nueva Economía y el martes compareció en la Junta General en la comisión de investigación de los cursos de formación. En ella, Tini demostró que su fuerza como político seguía intacta, tras mantener varios rifirrafes con el diputado de Podemos Daniel Ripa: «No se detectó en mi gestión irregularidad alguna sobre los cursos de formación», dijo Areces en la que fue su última comparecencia pública.

Su corazón se apagó esta madrugada. La capilla ardiente en su memoria ha sido instalada en el tanatorio de Cabueñes, a donde han comenzado a acercarse políticos, empresarios, amigos y conocidos de Vicente Álvarez Areces, el hombre que modernizó Gijón y que transformó Asturias.

La Junta General y el Ayuntamiento de Gijón acogerán este jueves y este viernes la capilla ardiente del expresidente del Principado de Asturias y senador socialista, Vicente Álvarez Areces. En el Parlamento asturiano, estará abierta hasta las 21 horas de hoy. El viernes 18 de enero, los asturianos que deseen presentar sus respetos al expresidente podrán volver a pasar por la Junta General de 9.00 a 11.00 horas, momento en que los restos mortales serán trasladados al Ayuntamiento de Gijón por su condición de alcalde de esta ciudad durante 12 años. Será a partir de las 12.00 horas. Por otro lado, el domingo 20, La Laboral acogerá un acto institucional de despedida. Será también a las 12.00 horas.

Noticias relacionadas