Alcoa desoye la oferta de Quantum, pero el Principado pide agotar todas las posibilidades

La planta de Leichtmettal en Hannover, propiedad de Quantum/E. C.
La planta de Leichtmettal en Hannover, propiedad de Quantum / E. C.

Los trabajadores que visitaron ayer las plantas del fondo en Alemania destacan su potencial e insisten en que se tenga en cuenta su propuesta

N. A. ERAUSQUIN / E. PANEQUE / E. FANJULGIJÓN/ VILLALPANDO.

Alcoa desoye los intentos de Quantum por hacerse con la factoría de Avilés y también las peticiones de la plantilla asturiana de que se vuelva a considerar su propuesta. A pesar de que el fondo alemán propietario de la antigua factoría de Tenneco en Gijón no tira la toalla, fuentes de la aluminera insisten en que siguen centrados en la oferta del grupo suizo Parter y que no barajan volver a incluir en las negociaciones al alemán. El Principado, sin embargo, no cierra la puerta a que su proyecto esté de nuevo sobre la mesa. «Queremos agotar todas las posibilidades que planteen todos los ofertantes para tratar de articular una solución óptima», aseguró ayer el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, que insistió en que «no hay nada definitivamente cerrado», aunque la propuesta del grupo suizo está «más avanzada».

El viernes, cuando Alcoa anunció que solo seguiría negociando con Parter, la multinacional aseguró que tenía el visto bueno del Principado, aunque el Gobierno regional se desmarca ahora para reclamar la mejor salida desde el punto de vista industrial y del empleo para las dos plantas, pero «como es lógico, la más adecuada para la de Avilés».

Pese a esto, Alcoa no está por la labor. Uno de los principales obstáculos es que Parter ofrece quedarse con las dos factorías amenazadas de cierre, la de Avilés y la de La Coruña, mientras que Quantum solo ha presentado una oferta vinculante por la asturiana, aunque no descarta plantear también la compra de la gallega. Sin embargo, desde la multinacional aluminera recuerdan que «el tiempo corre». El plazo se agota el 30 de junio, en menos de dos semanas, y no habrá prórrogas. De no cerrarse la venta comenzarán los despidos, que supondrían la salida de más del 40% de los trabajadores y acabar para siempre con la fabricación de aluminio primario.

El Ministerio de Industria, que ha tutelado todo el proceso, también ve con mejores ojos la opción de Parter, que supondría una solución para las dos factorías, ya que este fondo suizo se compromete a mantener la actividad y el empleo al menos dos años.

El problema es qué sucederá después. Ahí surgen las dudas de la plantilla avilesina, que no ve viable una propuesta que solo se les ha planteado someramente y que pasa por arrancar las cubas de electrólisis si el precio de la electricidad se reduce hasta rondar los 40 euros el MW (ahora está en 52). Considera que esta opción, después de los años que llevan las electrointensivas reclamando una rebaja en la factura energética, no es creíble y apunta que puede ser preferible optar por el despido ahora con las indemnizaciones mejoradas que ofrece la aluminera -60 días por año trabajado y 10.000 euros por trabajador- que verse dentro de dos años con un expediente de extinción para toda la plantilla con solo 20 días de compensación.

En este contexto, parte del comité de empresa visitó ayer la planta de reciclado de aluminio que Quantum tiene en Hannover (Alemania) y que querría replicar en Avilés, aunque con un tamaño mayor, hasta ser la más grande de Europa. Una factoría que les sorprendió por su eficiencia y en la que el fondo alemán «demuestra que conoce el negocio». Hoy se trasladará a Venecia para conocer otra de sus fábricas, pero las impresiones son buenas, sobre todo, ante la falta de información de Parter. Por ello, los trabajadores insisten en pedir que se vuelva a tener en cuenta la oferta de Quantum.

Por otro lado, esta tarde, el director general de Industria y Telecomunicaciones del Principado, Manuel Monterrey, participará en una reunión en el Ministerio de Industria con representantes de Parter, que presentarán su proyecto al Ejecutivo asturiano y al gallego.

Más