Los detenidos por la muerte de David Carragal se entregaron acorralados por la Policía

Concentración en Cudillero por la muerte de David Carragal, de 33 años. Su imagen, sobre la foto. / JORGE PETEIRO / E. C.
Concentración en Cudillero por la muerte de David Carragal, de 33 años. Su imagen, sobre la foto. / JORGE PETEIRO / E. C.

Los presuntos agresores, dos llaniscos y un ovetense, acudieron a las dependencias policiales tras saber que buscaban a tres jóvenes, uno de ellos de gran estatura. Reconocen en Comisaría que «lanzaron una patada», pero «no saben si le llegaron a dar»

CECILIA PÉREZOVIEDO.

Los tres presuntos autores de la agresión que acabó con la vida de David Carragal, de 33 años, al que supuestamente propinaron una paliza la madrugada del martes pasado durante las fiestas de La Florida, reconocieron, en sede policial, que uno de los tres «hizo el gesto de darle una patada» pero «no sabe con seguridad si le llegó a dar», según confirmó el abogado que se ha hecho cargo de la defensa de los tres detenidos. Los otros dos negaron tener vinculación alguna con la agresión. Ayer prestaron declaración durante toda la tarde en dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Asturias. Hoy pasarán a disposición judicial. Se trata de dos llaniscos, de 18 y 19 años, y un ovetense, vecino de Colloto, de 18.

Los presuntos agresores se entregaron el lunes por la tarde a la Policía Nacional. Lo hicieron siete días después de la paliza que acabó con la vida de David Carragal. Según su letrado, no lo hicieron antes porque en «en ningún momento relacionaron el altercado» con las trágicas consecuencias derivadas del mismo. «No eran conscientes de su implicación porque esa noche hubo más peleas en las fiestas», explicó el abogado a la salida de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, tras una de las pausas del largo interrogatorio al que fueron sometidos ayer por parte de los agentes policiales que llevan la investigación.

Los detenidos aseguraron que empezaron a atar cabos cuando este mismo lunes leyeron a través de EL COMERCIO que la Policía Nacional buscaba a tres jóvenes de entre 18 y 20 años, uno de ellos con unas características físicas «peculiares» debido a su gran estatura. Una información que este diario adelantó el día siguiente de tener conocimiento de la agresión a través de fuentes policiales. «Mis clientes se dieron cuenta de este detalle ayer (por el lunes) y en cuanto lo supieron acudieron a mi despacho para explicar los hechos», afirmó su abogado que también lleva la defensa de uno de los agresores del joven gijonés Germán Fernández, con graves lesiones neurológicas tras la agresión que sufrió en Fomento en julio de 2017.

Los tres detenidos pasarán hoy a disposición judicial tras declarar ante la Policía Los acusados mantienen que el suceso «no fue más que un altercado»

El ovetense y los dos llaniscos se personaron «de forma voluntaria» y acompañados por su abogado y sus progenitores en dependencias policiales, donde fueron detenidos.

Versión

La versión que mantuvieron es que lo sucedido «no fue más que un altercado». Tanto a su abogado como a la Policía Nacional trasladaron que todo comenzó cuando la víctima les increpó, siempre según su versión, tras haber mirado a una de las jóvenes que lo acompañaban. «Uno de los chicos miró a una de las jóvenes que iban con el fallecido y este reaccionó de forma desproporcionada, agresiva», explicó el abogado de los detenidos. En ese contexto, uno de los tres jóvenes «le hizo el gesto de darle una patada pero no saben con seguridad si le llegó a dar. No tiene la certeza de haberle tocado o si se desequilibró al esquivarla. Vieron cómo se tambaleaba pero no llegaron a verlo en el suelo porque salieron corriendo», describió su defensa. Hay que recordar que David Carragal sufrió un fuerte traumatismo craneoncefálico debido a los numerosos golpes que recibió en la cabeza. Le produjeron graves hemorragias que acabaron provocándole la muerte, tras permanecer seis días ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Central de Asturias.

Uno de los detenidos jugó en el Club Deportivo Llanes y el otro en el Ribadesella Club de Fútbol. El tercero, es vecino de Colloto y también practica este deporte. Su abogado insistió en ese detalle para descartar que la agresión se debiera a que uno de sus clientes pidiera tabaco a la víctima y este se negara a proporcionárselo porque no fumaba. «Mis clientes no toman tabaco porque son futbolistas», aseveró. Hoy pasarán a disposición judicial.

Más información