Histórica marcha por la mujer en Asturias

Multitudinaria manifestación por las calles de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

Miles de personas secundan la convocatoria de Gijón en favor de la lucha por la igualdad

EL COMERCIO / AGENCIAS

‘Si nosotras paramos, se para el mundo’ fue el lema elegido para encabezar el sinfín de actos que se celebraron a lo largo del Principado durante el Día de la Mujer, con la manifestación de Gijón como remate final, a la que asistieron unas 20.000 personas, según las estimaciones de la organización. Tal era el volumen de gente que más de una hora después de que partiese la cabecera, continuaba saliendo gente desde el punto de inicio, la plaza del Humedal.

Gijón se ha erigido en este día como símbolo del movimiento feminista en Asturias durante la movilización convocada por el movimiento '8M' en defensa de la igualdad de género y contra la violencia machista.

Miles de personas de muy diversos sectores y edades han participado en la manifestación convocada, con salida de la plaza del Humedal, en la que se han escuchado cánticos que reivindicaban la libertad y los derechos de las mujeres y que basta ya de mujeres asesinadas por la violencia de género.

Previo al inicio de la manifestación, la responsable de Igualdad de CCOO, Ana María Rodríguez, en declaraciones a los medios de comunicación, ha calificado de "éxito" está jornada del 8 de marzo, que supondrá un punto de inflexión en la lucha de los derechos por las mujeres. Asimismo, ha defendido que para corregir la desigualdad debe hacerse entre hombres y mujeres.

Por su parte, la vicesecretaria general de UGT Asturias, Nerea Monroy, ha coincidido en que tanto las concentraciones de la mañana como la huelga están siendo un "éxito". Unos paros que han tenido un seguimiento que se ha dejado noyar en grandes empresas como Arcelor o Thyssen y también en comercios, según ella. Por todo, ha opinado que está huelga marca un precedente en el movimiento feminista y lanza un mensaje "claro" al Gobierno central para que ponga en marcha medidas que erradiquen la brecha salarial, la discriminación y la violencia de género.

Por parte del Movimiento '8M', Sara Combarros ha calificado esta jornada de huelga como de "desborde feminista". Ha destacado, además, la multitudinaria concentración de esta mañana en Oviedo.

"Es una huelga de desborde feminista porque el movimiento feminista viene a transformar la sociedad", ha sostenido. Ha añadido, asimismo, que será necesario que pasen unos días para darse cuenta de la dimensión de esta jornada de huelga.

"Juntas somos más", así empieza el manifiesto que pondrá punto final a una movilización masiva con llegada a la plaza del Marqués y en el que se lanza un grito en defensa de la igualdad: "Nos queremos libres, nos queremos vivas, feministas, combativas y rebeldes". En el escrito, se recuerda la lucha que cada 8 de marzo une a muchas mujeres en defensa de sus derechos. Una unión que consiguió grandes victorias a lo largo del tiempo, pero que aún no es suficiente ya que queda mucho por hacer.

Se reivindica, asimismo, una defensa de derechos por encima de ideologías o cualquier tipo de ocupación, pero también se recuerda a las que no están. "Somos las asesinadas, somos las presas. Somos TODAS", se destaca en el manifiesto. "Juntas hoy paramos el mundo y gritamos:¡BASTA!ante todas las violencias que nos atraviesan", se señala.

Más noticias

En este sentido, se exige "que el Pacto de Estado contra las violencias machistas -por lo demás insuficiente- se dote de recursos y medios para el desarrollo de políticas reales y efectivas que ayuden a conseguir una sociedad libre de violencias contra las mujeres y niñas".

"Queremos poder movernos en libertad por todos los espacios y a todas horas", reclaman, al tiempo que arremeten contra la violencia sexual. "Es urgente que nuestra reivindicación 'Ni una menos' sea una realidad", añaden, al tiempo que hacen una denuncia pública de "la LGTBIfobia social, institucional y laboral que sufrimos muchas de nosotras, como otra forma de violencia machista". "Somos mujeres y somos diversas", dejan claro.

En el manifiesto, además, se ensalza las labores que realizan las mujeres, como el trabajo doméstico y de cuidados, "imprescindible para el sostenimiento de la vida", defienden. Es por ello, que con la huelga de cuidados en la familia y la sociedad se quiere dar visibilidad a un trabajo que nadie quiere reconocer, "ya sea en la casa, mal pagado o como economía sumergida", agregan. "Reivindicamos que el trabajo de cuidados sea reconocido como un bien social de primer orden, y exigimos la redistribución de este tipo de tareas", remarcan.

Con todo, en el manifiesto reivindica una sociedad "libre de opresiones, de explotación y violencias machistas" y hacen un llamamiento "a la rebeldía y a la lucha ante la alianza entre el patriarcado y el capitalismo que nos quiere dóciles, sumisas y calladas", se indica.

Se reivindica, además, una huelga contra la brecha salarial, los techos de cristal y la precariedad laboral. "La empresa privada, la pública, las instituciones y la política son reproductoras de la brecha de género", sostiene el documento, en el que se muestran contrarias a que ser mujer sea la principal causa de pobreza y que copen las listas del paro. También claman contra pensiones "de miseria" y exigen ser protagonistas de sus propias vidas y sus cuerpos, sin ningún tipo de presión estética.

Reclaman, además, en el manifiesto, una educación pública, laica y feminista, libre de valores heteropatriarcales desde los primeros tramos educativos, al tiempo que defienden el derecho a una formación afectivo-sexual que enseñe en la diversidad, "sin miedos, sin complejos, sin reducirnos a meros objetos y que no permita una sola agresión machista ni LGTBIfóbica en las aulas", recalcan. "¡Seguiremos hasta conseguir el mundo que queremos", han advertido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos