La Policía revisa los servicios de taxis del día que apareció el bebé asesinado en Gijón

Dos vecinas tiran la basura a uno de los contenedores en el lugar en el que apareció el cadáver. / J. C. TUERO
Dos vecinas tiran la basura a uno de los contenedores en el lugar en el que apareció el cadáver. / J. C. TUERO

Los investigadores tratan además de localizar a una embarazada de Nuevo Roces que no se encuentra en su domicilio desde hace varios días

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

Continúan las investigaciones para esclarecer el infanticidio que ha conmocionado a toda la región. En el marco de los trabajos para identificar a la progenitora del bebé asesinado y de aquellas otras personas que hayan podido participar en los hechos, la Policía ha contactado con las cooperativas de taxistas y los conductores de autobuses municipales por si pudieran haber llevado a cabo algún servicio de llevada o recogida de usuarios en el barrio de Nuevo Roces que pueda aportar luz al caso.

Según ha podido saber EL COMERCIO, varios taxistas realizaron carreras la madrugada del viernes, cuando fue hallado el cadáver del recién nacido dentro de un contenedor. Entre ellos está el viaje de una mujer que se desplazó desde el barrio de La Calzada hasta la calle Alicia Concepción Álvarez, transversal a la calle Jenaro Suárez Prendes, donde fueron depositados los restos mortales en el interior de una mochila. Los efectivos de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) tratan ahora de determinar si pudiera estar relacionado con el asesinato, si bien este extremo es una de las muchas comprobaciones que se están llevando a cabo para encontrar una pista fiable de la que tirar hasta llegar a identificar a los responsables de uno de los crímenes más atroces de la historia reciente de la ciudad.

El bebé, un niño de rasgos occidentales, fue asesinado nada más nacer. La autopsia determinó que su pequeño cuerpo presentaba múltiples cortes profundos, algunos de los cuales le habían afectado a los órganos vitales. La defunción se produjo poco antes de que fuese arrojado al contenedor. Fue allí donde lo encontró un vecino de Nuevo Roces que cada noche sale a rebuscar entre la basura en busca de algún objeto de coleccionismo.

Más información

Entre los datos que manejan las fuerzas de seguridad están los de las mujeres embarazadas que residen en el barrio. En este sentido, los agentes intentan localizar a una joven gestante que vive en las viviendas sociales de la calle Alicia Concepción Álvarez y que en la última semana no se ha dejado ver por el barrio. Los agentes se han entrevistado con varios vecinos del edificio para intentar conocer el paradero de la chica, sin descartar que se pueda encontrar de vacaciones fuera de la ciudad o en casa de algún familiar o amigo.

Complejo puzle

Los investigadores tratan de encajar las piezas de un complejo puzle en el que el cadáver es la principal y se van sumando otras complementarias. Podrían ser determinantes los resultados de las pruebas biológicas recogidas durante la autopsia y también en el contenedor y en la mochila que albergaba los restos mortales.

Al parecer, los centros sanitarios de la región no han recibido en los últimos días atenciones a mujeres que hayan acudido a los servicios de urgencias o a su médico de cabecera por patologías compatibles con haber tenido un parto reciente. Se descarta que la parturienta hubiera recibido atención sanitaria durante el alumbramiento.