Adiós a un «gijonés de corazón»

Soledad Saavedra y su hijo menor junto a la fotografía de Vicente Álvarez Areces que ha presidido su capilla ardiente en el Ayuntamiento de Gijón./DAMIÁN ARIENZA
Soledad Saavedra y su hijo menor junto a la fotografía de Vicente Álvarez Areces que ha presidido su capilla ardiente en el Ayuntamiento de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

Mucha emoción a la salida de féretro de Tini Areces del Ayuntamiento de Gijón, donde numerosos gijoneses le brindaron un sentido y prolongado aplauso de despedida

CRISTINA TUERO / IVÁN VILLARGijón

Fue un goteo constante de personas. Desde las doce del mediodía y hasta las siete de la tarde. Nadie quiso dejar pasar la oportunidad de despedirse del que fuera el alcalde de la ciudad entre 1987 y 1999.Vicente Álvarez Areces, Tini Areces, dejó en esta jornada en el salón de Recepciones de Gijón mucho cariño, reconocimiento, respeto y admiración. Su mujer, sus hijos, su hermano, su familia y sus amigos, sintieron el calor de gijoneses, anónimos o menos anónimos.

Hubo colas. Mucha firmas en los libros de condolencias. Gestos de emoción. Lágrimas. Hubo palabras de recuerdo. Hubo silencio. Cinco minutos al cierre de la capilla ardiente. Pero, sobre todo, para la despedida definitiva, hubo aplausos. Los que sonaron al concluir ese respetuoso recuerdo de todos los que acompañaban a Soledad, a Manuel y Alberto, al resto de la familia. Emoción para su mujer quien acariciaba el retrato de Tini antes de decirle adiós.

Y más aplausos cuando el féretro salía por la puerta principal del Consistorio gijonés rumbo a su último viaje. Los de decenas de gijoneses que esperaban en plaza Mayor y a los que la familia agradeció, con la mano en el corazón, el cariño recibido.

Vicente Álvarez Areces, el senador, el expresidente, el exalcalde, el gigante político, recibirá el último gran homenaje el domingo, en el teatro de la Laboral a las doce del mediodía. Entonces habrá música y palabras, habrá más emoción y más aplausos. Será el reconocimiento a toda una vida dedicada a Asturias, su región, y a Gijón, su ciudad. Concluirán en ese momento los tres días de luto que el Principado ha guardado en memoria de «un gijonés de corazón y un asturiano de vocación».

Una jornada intensa

Cientos de personas pasaron esta mañana por el salón de recepciones delAyuntamiento de Gijón para dar su último adiós al exalcalde de la ciudad y expresidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, fallecido ayer de manera repentina a los 73 años. Tras haber sido velado durante la tarde de ayer y esta mañana en la Junta General del Principado, el féretro llegó al mediodía a la plaza Mayor, donde fue recibido con aplausos. Al mediodía la capilla ardiente quedó instalada en la sala principal de la Casa Consistorial y desde entonces el paso de personas fue incesante. Primero casi en avalancha, colapsando las dos escaleras de subida a estas dependencias. Después, ya más ordenado, con una cola que por momentos cruzaba toda la plaza Mayor. A las puertas del Ayuntamiento se acumulaban decenas de ramos y coronas de todo tipo de instituciones, desde ayuntamientos a asociaciones, pasando por las más altas instancias de la región y del Estado, incluidas la Junta General del Principado y los presidentes del Gobierno y el Senado.

Fueron muchas las autoridades que, como ayer, trasladaron su pésame a su viuda, Soledad Saavedra, que acompañada de su hijo Alberto y del hermano del expresidente, Miguel Álvarez Areces, fue recibiendo uno a uno tanto a políticos como a ciudadanos de pie. Todos destacaban el importante papel del difunto en la transformación de Gijón. Entre quienes se acercaron esta mañana al Ayuntamiento estuvieron el vicepresidente del Congreso, el asturiano Ignacio Prendes, y el portavoz del grupo municipal del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, quien señaló cómo pese a las diferencias políticas la muerte de Tini había dejado un gran vacío también entre los miembros de su grupo parlamentario. También la presidenta del Congreso, Ana Pastor, llamó en las últimas horas por teléfono a la familia del expresidente para darles las condolencias.

Los miembros de la Corporación, con la alcaldesa al frente, acompañaron a la familia durante buena parte del velatorio. Los concejales del grupo socialista lo hicieron toda la mañana, al igual que el secretario general de la agrupación municipal socialista de Gijón, Iván Fernández Ardura. Por el Ayuntamiento pasaron además el presidente de la Junta General del Principado, Pedro Sanjurjo; el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra; así como antiguos compañeros en la Corporación municipal o en el Gobierno regional, como el exconcejal y presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, Marcelo Palacios, y el exconsejero de Infraestructuras Francisco Buendía. Entre las más emocionadas por la pérdida de Álvarez Areces se encontraba Paz Fernández Felgueroso, quien le sucedió como alcaldesa al frente del Ayuntamiento y además de su importante papel en la transformación de la ciudad destacó que «mantenía una ilusión permanente por Gijón».

Los presidentes de la Cámara de Comercio, Félix Baragaño, y del Sporting, Javier Fernández, representantes de los sindicatos y de asociaciones vecinales, culturales y de mujeres y decenas de compañeros socialistas se incluyeron también entre las decenas de gijoneses que quisieron despedirse de Areces en el Ayuntamiento, donde la capilla ardiente ha estado abierta para todos los ciudadanos hasta las siete de la tarde.

Más información

Síguenos en: