Los candidatos de Oviedo chocan por el área central y trazan alianzas variables

Alfredo Canteli (PP), Ana Taboada (Somos Oviedo), Ignacio Cuesta (Ciudadanos), Cristina Coto (Vox) el moderador del debate, Juan Neira, Fernando Tejada (Foro), Wenceslao López (PSOE) y Concha Masa (IU) en el plató de Canal 10. / ARNALDO GARCÍA

Los siete aspirantes a la Alcaldía confrontan sus modelos de ciudad con la capitalidad como principal eje en el debate de EL COMERCIO

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Un debate para la historia política de la ciudad. El primero que enfrenta ante las cámaras a los candidatos, siete, a la Alcaldía de Oviedo. Un debate sin ganador claro, en el que no se habló de pactos, pero se dibujaron entendimientos cambiantes en función de los temas. Tal vez, el preludio de un gobierno en minoría a partir del 26 de mayo próximo. Sufrió los ataques el candidato socialista -tres veces le regaló el título de «alcalde» al dirigirse a él su rival por el PP, Alfredo Canteli- en defensa de la presencia de Oviedo en el proyecto del área metropolitana de Asturias, de la que se habló mucho. Tanto como para que el candidato de Ciudadanos, Nacho Cuesta, matizase la postura de su grupo hasta decir que un proyecto así sin la capital, no es nada, casi parafraseando el lema de Somos Oviedo. Su candidata, Ana Tabaoda, fue la que menos incidió en la polémica. La aprovechó para colocar su propuesta de «una ley de Capitalidad» que reconozca el papel de la ciudad y termine con la «discriminación financiera» hacia Oviedo. Canteli aprovechó para leer el convenio y denunciar que resta competencias a la ciudad, «basta con dos ayuntamientos y el voto del Principado», dijo. «No es cierto, no estamos en esa fase, Oviedo tiene que estar para discutir en ese órgano esa gobernanza del área central», protestó Wenceslao López ante los ataques de Taboada, Canteli y de la candidata de Vox, Cristina Coto. «Desde 1958 no hemos logrado ese proyecto» del área central, recordó Coto, que rechazó de plano que el Ayuntamiento «tenga que preguntar si puede o no puede» hacer algo al Principado.

Más noticias

En una de sus muchas coincidencias a lo largo de las casis dos horas de debate, Fernando Tejada, el candidato de Foro, y Concha Masa, cabeza de lista de IU, tomaron la palabra para defender la iniciativa. «Es el proyecto de futuro más importante para Oviedo y para Asturias», dijo la segunda. «Asturias es la región más pobre de España, cuando hace 40 años estaba entre las más ricas», expuso Tejada. «Con esta mentalidad se explica por qué hemos ido hacia atrás», apuntó en defensa de las economías de escala, de la necesidad de competir en un mundo global y de las ayudas europeas. «Parece que tememos que sea una OPA hostil contra Oviedo. Ahora es el momento de que todos demostremos nuestra capacidad para que Oviedo ocupe su posición y lidere el área metropolitana».

«Ese temor es fundado», le replicó el cabeza de lista de Ciudadanos, Ignacio Cuesta, que citó «los antecedentes» de los gobiernos socialistas con la ciudad. Aún reconociendo «todas las ventajas» de un área central, «no vamos a darle carta de naturaleza, porque no estamos de acuerdo con la gobernanza».

El área metropolitana casi se comió el tercer bloque del debate, donde apenas se colaron algunas propuestas en materia de igualdad. Desde una red de comercios y bares 'refugio' para mujeres (Foro), a una casa de encuentros (IU y Somos), cuatro escuelas infantiles (PSOE) o «una apuesta por la educación y la conciliación» (Ciudadanos) «y que se olvide de lo de miembros y miembras y de quitar la estatua de Woody Allen». A lo que Ana Taboada aprovechó para recordarle la colaboración del Colegio de Abogados, siendo Cuesta su decano, en las campañas municipales contra las agresiones machistas.

Nadie conoce a nadie

El debate osciló. El primer bloque, con la política fiscal y la gestión económica y de servicios como centro, dibujó dos bloques claros: derecha (centro-derecha o lo que quieran) y los tres socios del gobierno local chocaron. «Recaudan 4,5 millones con el IBI de los ricos y tienen 51 millones de remanente», les afeó Ignacio Cuesta. Los ataques a la gestión económica del tripartito fueron constantes. También la promesa de revertir una situación que, según Coto, ha llevado a que los ovetenses paguen de media 70 euros más que en 2015. Tejada defendió «un plan riguroso» para la «ciudad con más ingresos de Asturias», pero con «un gobierno que hace los presupuesto mal y no los ejecuta».

Ahí colocó Alfredo Canteli varias medidas. Rebajas fiscales para impulsar la actividad económica y el compromiso de «destinar el 20% del presupuesto a inversiones cada año» para dar un giro a la ciudad, «solucionar las carencias de los vecinos, que son muchas» y crear empleo.

El socialista Wenceslao López defendió que, «con los datos en la mano, Oviedo ha creado estos cuatro años 5.516 empleos», «cinco veces más con el PP» y que «una fiscalidad justa es la que exige más a quienes más tienen».

«Privatizar es vender lo público para que saquen beneficio de ello. Los servicios se generan mejor desde lo público: ganan los usuarios y los trabajadores», defendió Concha Masa. Pero Canteli recordó los elogios de López a servicios como Limpieza, Aguas o Basuras, «todos ellos privatizados. No nos importa si la gestión es pública o privada, sino si es eficiente», concluyó. No fue la única vez que citó palabras de su rival socialista. Le recordó también cuando en una fiesta del Centro Asturiano le dijo: «Me gustaría que el Consistorio funcionase como el Centro Asturiano».

El segundo bloque, el de los grandes proyectos, dibujó fisuras entre los socios del tripartito. Con Ana Taboada explicando que «no se puede defender la Ronda Norte y la movilidad verde a la vez», ante la defensa de López del proyecto. «Estamos cansados de leer el protocolo», le remató a cuenta de La Vega. «¡Qué cantidad de proyectos de futuro y qué pena de cuatro años perdidos!», lamentó Cuesta, que defendió un campus en El Cristo, «un ejemplo de cómo se ha comportado el Principado con la ciudad, con la complicidad del Ayuntamiento y del tripartito». «Cuatro años de humo, Wenceslao, muy poco, en cuatro años», le reprochó Canteli. «Que la gestión para la cesión de La Vega ha sido calamitosa, no lo decimos nosotros, lo dicen sus socios de gobierno», dijo Cuesta.

«No vale el tira para adelante que libras, de eso ya tuvimos ejemplos», dijo López. Algunos los puso Cuesta de «esa política de construir para luego decidir los usos»: el Calatrava, el 'silicon valley' o el mercado de la Corredoria. Igual se tienen que poner de acuerdo para arreglarlos.