«Mi hija ha vuelto a nacer. Estamos todavía digiriendo lo sucedido»

El padre de la accidentada en el hospital. / J. PETEIRO
El padre de la accidentada en el hospital. / J. PETEIRO

El padre de una de las supervivientes afirmó haber vivido «momentos de mucha angustia y de no saber muy bien lo que estaba pasando»

P. SUÁREZ AVILÉS.

Según contaron fuentes de la Guardia Civil, en el lugar del accidente quedaron sobre la carretera un buen número de teléfonos móviles que no pararon de sonar durante las horas posteriores al impacto del autobús. «Este es uno de los motivos por los que muchos viajeros que se encuentran en buenas condiciones no han podido avisar a sus familiares», explicaban desde el hospital. Es el caso de una vallisoletana afincada en Gijón, que regresaba a su casa en el autobús siniestrado y que consiguió salir del mismo con el tabique nasal roto pero sin lesiones que revistiesen mayor importancia. Pese a encontrarse consciente, no le fue posible avisar al momento a sus padres, quienes acudieron al hospital muy alarmados por lo sucedido. Allí, el personal sanitario les tranquilizó y les comentó el estado favorable que presentaba su hija. «Tengo claro que ha vuelto a nacer. Hemos vivido momentos de mucho pánico. Mi mujer ha estado muy mal, con mucha ansiedad por la incógnita en la que vivíamos», comentó el padre de la accidentada, quien viajaba en la mitad del autobús.

«Nos ha dicho que se ha salvado gracias a que se puso rápidamente el cinturón. Delante de ella había cadáveres», explicó.

Más información